Poder Judicial del Estado de Tabasco

Youtube        

Investigadores de la UNAM comparten conocimientos con la judicatura tabasqueña



Villahermosa, Tab., 29 de abril de 2019.                                          No.- 053.

 

Investigadores de la UNAM comparten conocimientos con la judicatura tabasqueña

·        La doctora en Derecho, María Amalia Amaya Navarro, dictó la conferencia Virtud, carácter e interpretación jurídica

·        Ante el cuestionamiento de Jorge Malem, quien inquiría si es necesario ser una buena persona para convertirse en un buen juez, la investigadora española responde con un contundente “Sí”.

 

Para ser un buen juez no basta con tener competencia técnica y conocer muy bien el Derecho, también es necesario tener cualidades de carácter, esenciales para el buen desempeño de la función judicial, puntualizó la doctora María Amalia Amaya Navarro, profesora investigadora del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al disertar la conferencia magistral Virtud, carácter e interpretación jurídica, dirigida a miembros de la judicatura tabasqueña, Amaya Navarro mencionó entre estas virtudes morales la magnanimidad y honestidad, además de virtudes intelectuales como la apertura de mente, autonomía intelectual,  capacidad de formar el propio punto de vista acerca del caso, la virtud de la justicia y lealtad al Derecho, así como las de la deliberación colectiva y rasgos de carácter necesarios para tomar decisiones en órganos colegiados.

Amaya Navarro, doctora en Derecho por el Instituto Universitario Europeo y la Universidad de Harvard, además de licenciada en Lingüística por la Universidad de Barcelona, agradeció al Poder Judicial tabasqueño por la invitación a dialogar con jueces, magistrados del Tribunal Superior de Justicia y consejeros de la Judicatura, y se dijo satisfecha con las reacciones de los asistentes a la conferencia celebrada en el auditorio Antonio Suárez Hernández.

En su primera visita a Tabasco la profesora invitada en las universidades de Texas, de Oxford y Queen Mary, con sede en Londres, agregó que para los académicos es un privilegio compartir sus investigaciones con operadores jurídicos que están resolviendo los problemas sobre los que ellos establecen teorías y esto es útil para diagnosticar los problemas que deben atenderse.

La también consejera y representante del Consejo Interno del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM señaló que si se toma en serio que  para ser un buen juez es necesario tener rasgos de carácter, virtudes, es menester rediseñar los programas de educación jurídica en instituciones de educación superior para que no sólo se impartan los conocimientos en Derecho, conocimientos técnicos necesarios, sino que se desarrollen estos rasgos de carácter esenciales para la función judicial.

Las ideas de virtud fueron importantes en la historia del pensamiento y quedaron injustamente olvidadas y en este momento en que se deben enfrentar nuevos retos sociales es urgente recuperar las ideas de virtud, para ser buenos ciudadanos, buenos jueces y tener ciertas cualidades que van más allá del conocimiento técnico, expresó la especialista poco antes de que magistrados del Tribunal Superior de Justicia y consejeros de la Judicatura, encabezados por el secretario de acuerdos del tribunal, Jesús Cecilio Hernández Vázquez, le entregaron reconocimientos por su participación. 

Amaya Navarro, originaria del puerto de Alicante, ubicado en la costa española del Mediterráneo, aseguró que abrevar de la historia del pensamiento no es regresar al pasado, sino reactivar una idea que estuvo en el pasado y hacerla vigente en el mundo contemporáneo, con los problemas que enfrentamos y las características de nuestra sociedades que no son los de la Grecia clásica. Las ideas de virtud son bastante potentes para actualizarlas y reivindicarlas en nuestro contexto, dijo.

Recordó que Jorge Malem Seña, doctor en Derecho por la Universitat Autónoma de Barcelona, es un referente en la literatura en torno a la importancia de las virtudes y no lo pudo haber dicho mejor cuando cuestionó si era necesario ser una buena persona para ser un buen juez. Ante este cuestionamiento, Amaya Navarro respondió con un contundente “Sí”.

Sostuvo que aunque operadores jurídicos no posean estos rasgos de carácter, no sean virtuosos, tener ciertos entornos institucionales facilita el comportamiento virtuoso. Incluso, comentó, hay experimentos que muestran  que ciertas normas facilitan a jueces y magistrados ser imparciales, como son pequeños cambios en las normas de la deliberación, en las instrucciones de los jurados o incluso en la distribución espacial de una Corte. Esto, aseguró, puede facilitar o desplegar las virtudes en el contexto judicial.

Las principales áreas de interés de la doctora Amaya Navarro son la filosofía del Derecho, en particular, la epistemología de la prueba jurídica y la teoría del razonamiento jurídico. También se ha mostrado interesada en el ámbito de la filosofía moral y del razonamiento práctico general.

Actualmente trabaja sobre el papel que juega la virtud en la argumentación jurídica y la ética judicial, así como acerca de la relevancia de la fraternidad como ideal jurídico y político.

 

***

Galeria de Fotos


Destacados


Lista de acuerdos

Correo electrónico

Boletines

Edictos

Escuela Judicial

Revista Nexo Jurídico

Informes de Labores

Declaración Patrimonial

Convocatorias

Consignaciones y Pagos

Acuerdos del Pleno

Magistrados del TSJ

Logo de whatsapp